Mar 27

Tratamiento natural de la alergia

Con el tiempo hemos ido observando un aumento progresivo del porcentaje de población que padece de algún tipo de alergia. Y el motivo es claro. La mayor contaminación del entorno en el que vivimos, tanto ambiental como en los alimentos de consumo que contienen aditivos y productos químicos y la excesiva, a veces, medicación en etapas tempranas de nuestra vida, logran finalmente alterar nuestro sistema inmunitario.

Y entonces se producirán reacciones de picor (de piel, nariz, ojos…), estornudos, lagrimeo ocular e irritación de mucosas e incluso ahogo en determinadas situaciones, siendo todos estos síntomas especialmente más intensos durante la primavera, aunque cada vez son más frecuentas las alergias que se manifiestan durante todo el año.

alergia

Las alergias pues, no son más, que una alteración del sistema inmunitario que ve alterado su funcionamiento y se vuelve más sensible al medio tóxico que nos rodea, creando respuestas inmunitarias molestas a alérgenos específicos. Así pues, hay gente que desarrolla una alergia al polen, o a los ácaros, al pelo de animal o alimentos concretos. Pero eso es lo de menos. Si logramos restaurar el equilibrio y el buen funcionamiento del sistema inmune, la alergia desaparece.

Dentro de las llamadas terapias complementarias, existen pautas muy eficaces, de corta duración y sin efectos secundarios que restauran el equilibrio del sistema inmunitario, y en muy pocas semanas, los síntomas de alergia remiten considerablemente.

Es una alternativa fiable y muy recomendada, cada vez con mayor demanda.

Nov 12

Tratamiento Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad crónica e inflamatoria de la piel,  que genera lesiones en zonas concretas o por todo el cuerpo, en forma de erupciones, heridas o lesiones escamosas.

Puede ser hereditaria, y hay muchos factores que influyen en su desarrollo y manifestaciones: factores climáticos, estado emocional, infecciones, alteraciones del metabolismo, etc. Debido a todos estos factores, el tratamiento no suele estar claro, y es de difícil solución.

Sin embargo, en nuestro centro hemos desarrollado un tratamiento que la resuelve desde el punto de vista endocrino y que es altamente efectivo para muchos tipos de psoriasis. A continuación podéis ver las fotos que nos ha facilitado amablemente una paciente nuestra, del antes y el después del tratamiento.

espalda

pecho

costado

pies

piernas

También se relaciona con la artritis psorica, la cuál también tiene tratamiento.

Oct 08

El tratamiento del ébola

Con el aumento constante de población del planeta, es cuestión de tiempo que algún tipo de pandemia afecte a la humanidad. En cualquier lugar donde la población aumente y conviva de forma masiva, serán más frecuentes las enfermedades infecciosas, los contagios y las epidemias.

En el caso del ébola, que atrae la actualidad de nuestros días por el lamentable contagio en nuestro país, no debemos olvidar que es una enfermedad que ha cursado con distintos brotes que ocurren desde hace 30 años.

Actualmente el mayor miedo que produce es su alto índice de mortalidad, su inexistente tratamiento (aunque en la actualidad se estudian varios posibles), y el hecho de que tampoco exista vacuna alguna, lo convierte en una enfermedad bastante temible debido a su posible contagio entre la población.

ebola

Existe algún tratamiento del ébola posible desde las terapias alternativas?

Existen varios posibles tratamientos, tal y como se ha comentado desde varias asociaciones (ver aquí), que podrían ayudar a reducir la mortalidad en muchos casos.

Desde el punto de vista de la homeopatía también existe un posible tratamiento. Pese a la opinión (e ignorancia) de los escépticos, la homeopatía es especialmente útil en las infecciones víricas. Hoy en día es muy eficaz para combatir infecciones víricas como la hepatitis, el Papiloma, el Herpes o la gripe común, entre otros patógenos.

Cómo actúa la homeopatía contra estos virus? Utiliza preparados llamados bioterápicos (también llamados nosodes), los cuales vienen siendo utilizados desde el principio de la terapéutica homeopática (hace 200 años). Los bioterápicos, son fáciles de preparar, baratos y eficaces para reducir la carga viral de la infección. Además estos permiten tener un buen resultado aunque el virus mute.

Hoy en día, incluso se han refinado algunos de estos preparados, con la introducción de la micro-inmunoterapia que, siendo parte de la homeopatía, facilita la formación de anticuerpos para infecciones víricas como la mononucleosis, entre otros, con excelentes resultados.

Además, en homeopatía existe toda una gama de remedios sintomáticos que pueden ayudar a bajar la fiebre, combatir los procesos hemorrágicos y el malestar (dolor muscular) que se da en este tipo de infección.

Recordemos por último que la homeopatía se ha mostrado eficaz a lo largo de la historia en multitud de pandemias a lo largo y ancho del planeta, pese a que la memoria de muchos parece ser débil, y todos estos resultados se olvidan fácilmente, por desgracia. A continuación podéis ver un listado de pandemias, su resultado a los tratamientos y como estos fueron documentados:

— Cólera: “En Rusia, en los años 1830 y 1831, la homeopatía se usó para tratar a 1.270 pacientes con cólera en las provincias de Saratoff, Tambtoff y Twer: de ellos, 1.162 se curaron y 108 fallecieron… tasas similares en los resultados del tratamiento homeopático para el cólera se observaron en Hungría, Mähren y Viena” (Gebhardt, 1929) 63.

— Cólera: “Cuando, en el año 1854, el cólera invadió Palermo, 1.513 soldados contrajeron la enfermedad… de ellos, 902 fueron tratados con medicina alopática, de los que fallecieron 386, algo más del 42 %; 611 fueron tratados con homeopatía, de los que sólo 25 (un 4 %) fallecieron. En los años mencionados previamente, el cólera también afectó al Caribe y en la ‘perla’ de estas islas, Barbados, contrajeron la enfermedad 2.113 individuos. De los 346 tratados con medicina alopática, 154 fallecieron, pero de los 1.767 tratados con homeopatía, sólo fallecieron 370” (Gebhardt, 1929) 63.

— Cólera: “El 3 % de pacientes con cólera tratados con remedios homeopáticos falleció (Cincinnati, Estados Unidos, 1849). La tasa de mortalidad para pacientes en tratamiento alopático fue del 40-70 %” (Humphreys, 1849) 64.

— Gripe española: “Quizás el uso más reciente de la homeopatía en una gran epidemia corresponde a la pandemia de gripe de 1918. El Journal of the American Institute for Homeopathy, mayo de 1921, publicó un extenso artículo acerca del uso de la homeopatía en dicha epidemia. El Dr. T.A. McCann, de Dayton, Estados Unidos, describió 24.000 casos de gripe tratados con medicina alopática y cuya tasa de mortalidad fue del 28,2 %, mientras que en los 26.000 casos de gripe tratados con homeopatía se observó una tasa de mortalidad del 1,05 %. Dean W.A. Pearson de Filadelfia (Hahnemann College), que recopiló 26.795 casos de gripe tratados con homeopatía, respaldó este último dato” (Winston, 2006) 65.

— Gripe española: “La homeopatía se ha usado con un notable grado de eficacia en la gripe y otras epidemias durante 200 años… en la pandemia de gripe de 1918, lo homeópatas describieron una tasa de mortalidad del 1 %, mientras que los médicos que ejercían la medicina convencional documentaron una tasa del 30 %” 66.

Nota: en la actualidad sabemos que el virus de la gripe española era un virus aviar. Tan sólo en 18 meses fallecieron alrededor de 40 millones de personas.

— Gripe española: “Dean W.A. Pearson de Filadelfia recopiló 26.795 casos de gripe tratados por homeópatas con una tasa de mortalidad de 1,05, mientras que la tasa media de mortalidad entre los pacientes tratados por médicos convencionales fue del 30 %. Explicación: el tratamiento convencional de la gripe con remedios populares causó como mínimo 8.038 muertes, mientras que de los tratados con homeopatía sólo fallecieron 281 pacientes y la diferencia es estadísticamente significativa”. “En Connecticut, 30 médicos respondieron a mi petición de datos. Documentaron 6.602 casos con 55 muertes, lo que representa una tasa inferior al 1 %. En el servicio de traslado de pacientes, durante la Primera Guerra Mundial, tuve 81 casos de camino al hospital. Todos se restablecieron y acabaron en el hospital. Todos recibieron tratamiento homeopático. En un barco (donde se usó tratamiento convencional) fallecieron 31 por el camino. H.A. Roberts, MD, Derby, Connecticut.” (Explicación: durante la Primera Guerra Mundial, muchos médicos homeópatas sirvieron en las fuerzas armadas y usaron sus conocimientos homeopáticos) (Dearborn, 1923 67; Dewey, 1921 68).

— Gripe española: “La peor epidemia fue la pandemia de gripe de 1918. Contrajo la enfermedad el 18 % de la población mundial y fallecieron 20-40 millones de individuos. La epidemia fue tan devastadora que la esperanza de vida media en Estados Unidos disminuyó en 10 años. Durante la epidemia, se usaron ampliamente remedios homeopáticos, tanto como tratamiento como para la profilaxis. La tasa media de mortalidad con el tratamiento convencional fue del 2,5-10 %, mientras que fallecieron el 1 % de pacientes tratados con remedios homeopáticos” (Hoover, 2006) 69.

— Fiebre amarilla en Estados Unidos: “La homeopatía se había convertido en una disciplina muy popular en Norteamérica durante sus primeros años debido a su asombrosa eficacia obtenida por la ‘vieja guardia’ durante las epidemias de difteria, escarlatina, cólera, paludismo y fiebre amarilla. La tasa de mortalidad para esta última fue del 55 % en los casos tratados por la medicina alopática, pero inferior al 5 % en los casos tratados con remedios homeopáticos; para la epidemia de cólera, se observó un resultado similar. Con la ‘vieja guardia’ la homeopatía se escribió en ‘letras de oro'”. (From its Roots Upwards, entrevista con André Saine, MD, DHANP, Viena, enero de 1994) 61.

Fuente

Aunque, como siempre, seremos ignorados, desde aquí ofrecemos nuestra colaboración con las Autoridades Sanitarias, por si quieren conocer los protocolos que se pueden aplicar y seguir para probar estos tratamientos alternativos con el ébola.

Sep 22

Tratamiento de la colitis ulcerosa y Enfermedad de Crohn

Con el paso del tiempo, enfermedades que antes no se daban, ahora son cada vez más frecuentes. Está claro que los nuevos hábitos de alimentación, con productos cada vez más refinados y pobres a nivel nutricional, así como el uso de pesticidas y agentes químicos en la dieta tienen gran parte culpa.

Cada vez somos más, y la industria alimenticia debe ser capaz de alimentarnos a todos, por lo que paralelamente la calidad de los alimentos no deja de descender al mismo tiempo que la población aumenta.

Algunas alergias, enfermedades inflamatorias y autoinmunes, tienen mucho que ver con factores alimenticios y también con la contaminación del medio. Sin embargo con simples y sencillas estrategias es posible tratarlas y curarlas.

Entre ellas, unas de las enfermedades que más molestias causas a la gente que las padece son la Colitis Ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Aunque no son exactamente iguales si comparten algunos síntomas en común.

Diarrea más o menos periódica, gran cantidad de gases, cólicos, intolerancias alimenticias, y derivado de esto tendencia a la anemia, debilidad, fatiga, malestar. En caso de que la enfermedad no se estabilice, pueden llegar a formarse úlceras intestinales, y en la heces se observará sangrado o mucosidad e incluso en ocasiones tejido digestivo. Y esto no es más que la antesala para un proceso degenerativo del cuadro intestinal que puede terminar gravemente con la salud del paciente.

Desde el punto de vista de las terapias complementarias la clave consiste en regular al paciente de forma integral. No solo se trabaja sobre el estado del intestino, revisando y regulando su flora intestinal, sino también mejorando el estado inflamatorio y el de la mucosa intestinal. También se regula el sistema inmunitario para que trabaje de nuevo en armonía con el resto de sistemas y se suele añadir una pequeña pauta de alimentación según requiera.

Es realmente fácil regular el intestino con un tratamiento corto de duración y fácil de hacer, de forma que en dos o tres meses el paciente quede asintomático (aunque lleve años con el trastorno) y pueda hacer una vida normal comiendo casi de todo (una vez esté equilibrado su intestino). Por tanto es importante saber que no hacen falta tratamientos crónicos para este tipo de procesos, que se puede regular en poco tiempo y que la mejora en la calidad de vida del paciente es innegable. Con un planteamiento correcto, es posible.

May 24

Las terapias alternativas en las llamadas Enfermedades Raras

Existe mucho desconocimiento sobre el papel que pueden tener las terapias complementarias en la ayuda del tratamiento de las llamadas enfermedades raras y eso es, básicamente, porque existe un desconocimiento general sobre estas terapias.

El campo de la medicina no es plano, tiene múltiples caras, como si de una figura geométrica se tratara, y si desde un punto de vista no se puede tratar una enfermedad, no significa que desde otro enfoque si se pueda.

Quizá por eso, muchas veces con las terapias complementarias se pueden tratar cosas que para las que aparentemente no hay tratamiento. Algunas incluso tiene resultados muy pronto, con pautas muy sencillas.

Una explicación para esto, a parte de que la metodología es distinta y las herramientas también lo son, es que las terapias complementarias suelen tratar a la persona de forma global, y esto permite en muchas ocasiones localizar el problema de una manera más integrativa y fácil que si lo observáramos desde el punto de vista de un especialista. Por ejemplo, es posible que un problema de piel, no esté en la piel, y precisamente por eso, un dermatólogo no pueda hacer nada, y que el problema esté en el interior del organismo, donde hay una toxicidad, un virus o algún elemento que se refleja a través de la piel.

Tratar enfermedades de una manera rápida y eficaz como la fibromialgia es muy sencillo desde un punto de vista de terapias alternativas. Lo mismo sucede con otras enfermedades como la mayoría de las auto-inmune, la pitiriasis liquenoide, el liquen plano o la psoriasis entre otras.

También es posible alargar y mejorar la calidad de vida considerablemente de pacientes con fibrosis quística, o con Síndrome de Sanfilippo (San Filippo).

Por ello recomendamos desde aquí que la gente se informe sobre los posibles complementos a este tipo de enfermedades con terapias naturales, pues son un punto de vista muy útil para algunas de ellas.

Abr 14

No es otro artículo sobre la astenia primaveral

Autor: José María Cardesín 

En primavera, al igual que lo hacen las flores, podemos ver como florecen y proliferan multitud de artículos y noticias sobre la famosa astenia primaveral, y en ellos, se intenta analizar las causas, su impacto en la sociedad, de donde surge dicho trastorno, y si en definitiva es cierto. He llegado a leer incluso que es una dolencia imaginaria, o que está relacionada con el estrés de la primavera, el cambio de tiempo, y que debemos intentar hacer bondad, dieta sana y ejercicio para mermar sus efectos.

Pero, existe la astenia primaveral?
Sin duda no es un estado sugestivo que nos asola a muchos cada año, ni es imaginario, ni son un conjunto de situaciones que se suceden y nos desastibilizan, no, es mucho más sencillo. En realidad, cualquiera que haya estudiado Medicina China sabrá que es la astenia primaveral.

Bajo el prisma de dicha medicina, nos explican como el clima afecta al organismo, y lo hacen de una forma más extensa y profunda que lo hace el conocimiento biológico y fisiológico occidental. Nunca habéis oído como el frío afecta a los huesos? Y conocéis el caso del niño que tenía asma y lo enviaron a un clima más seco porque le iba mejor? Para mi desgracia, el pizzero de mi barrio, un señor mayor y versado en las artes de la comida italiana tuvo que dejar su trabajo por el calor del horno afectaba su corazón.

Pues la Medicina China nos explica como en cada estación, ya sea por estación o por clima (calor, viento, humedad), nos describe punto por punto como estos nos afectan y a qué partes del organismo lo hacen.

En el caso que nos ocupa, primavera, los cambios climáticos afectan al hígado. El hígado tiene muchas funciones, pero una de ellas es controlar una reserva de glucógeno con la que se nutre la musculatura. Cuando este proceso de nutrición se altera, nuestra musculatura, sin ninguna otra causa y explicación, se queda más laxa. Esa es la causa de que la astenia primaveral nos produzca “flojera”, debilidad, y en general un estado de mayor cansancio, en el que parece que nos pesa el cuerpo.

También el hígado es un importante órgano relacionado con el estado de ánimo, concretamente con la rabia y la irritabilidad. Es interesante apuntar que esta relación se produce en ambas direcciones, el hígado en deficiencia puede producir un estado irritable en una persona, y una persona irritable puede terminar por afectar a su propio hígado. Por ejemplo, hay niños, que su cuadro de “rabieta” lo llevan hasta tal punto que concluyen con un gran vómito, por otro lado, hay gente que al tomar alcohol, y de hecho a muchos alcoholicos les puede pasar, se vuelven más agresivos e irritables.

Por eso, en esta época maravillosa de primavera, nos podemos encontrar más nerviosos, más inquietos, irritables y con un estado de ánimo ligado a la astenia, más bien bajo.

Podríamos profundizar mucho más en la materia, pues la Medicina China nos explica como el hígado produce muchos otros síntomas como el insomnio de primera hora de la noche, dolores erráticos, visión borrosa, y algunos más, todos ellos de posible aparición en estas fechas en los que la astenia primaveral se presenta y que podemos traducir como insuficiencia hepática aguda.

Por eso, desde comienzo de año, hacer una depuración hepática o tomar menos alimentos que dañen al hígado (alcohol, grasas…), nos hará pasar una primavera sin apenas notar síntomas o variaciones en nuestro organismo. Sin embargo aquellas personas que más síntomas noten, sin duda es que tienen el hígado más inflamado o en deficiencia.

Mar 11

Sobre el reportaje de la sexta Equipo de Investigación

Me gustaría compartir el artículo que ha publicado el compañero Andrés Guerrero en su blog, y que ha escrito a raíz del pésimo programa sobre homeopatía que ha realizado el “Equipo de investigación” de la Sexta y que han perdido buena parte de su credibilidad.

Leedlo pues es muy interesante:

“Le habían dado tanta publicidad que hasta los amigos me avisaban de la fecha y hora del evento.

No esperaba mucho, porque ya en la publicidad aparecían expresiones como “negocio, agua, multinacional, solo azúcar…”, pero tenía la esperanza de que fuera al menos un planteamiento mínimamente objetivo. Y no. Desde la primera palabra hasta la última –no lo acabé, pues a los cuarenta minutos estaba ya saciado de tanta manipulación- iban dirigidas a hacer pensar que la Homeopatía es un “negocio” en el que todos ganan y solo los pacientes –pobres incautos- pierden. Ganan los laboratorios –especialmente la multinacional Boiron-; ganan las farmacias –“25000 euros al mes de ventas en la Farmacia Coliseum de Barcelona y siempre llena”-; ganan los médicos -que cobran por sus consultas 120 euros, más las revisiones-; ganan los veterinarios –que cobran por engañar a los animalitos-; ganan los ganaderos –“que no tienen que tirar la leche”-; ganan hasta los que no ganan, por ejemplo yo, que desde 2003 me dedico a través de los foros y de mi blog a ayudar a las personas que necesitan homeopatía sin cobrar ni un solo céntimo –pensarán los del programa que mi caso debe estar subvencionado por la mafia homeopática-.

Se preguntaban “capciosamente”, durante la visita al laboratorio Boiron en Lyon, por qué debían dejar el material y ponerse las batas: ejemplo más que claro de la cantidad de veces que han entrado en un laboratorio, homeopático o no.

Preguntaban a un señor del CSIC sobre la homeopatía y este se ufanaba diciendo que la homeopatía tenía menos contenido que cualquier hierba de herbolario.

Aparecía otro señor –no recuerdo si era el mismo- echando el contenido de un frasco o de un sobre en un pantano, diciendo después que ahora ya el agua del pantano era curativa, porque la dilución era semejante a la que se utiliza en Homeopatía.

Y entretanto se preguntaba a la gente de la calle su experiencia con la Homeopatía: y a los que decían que bien, que les había funcionado, que se encontraban mejor, les dejaban la cámara pegada a la cara, como si fueran “bichos de laboratorio”. A la familia que salió repartiendo dosis homeopáticas a sus hijos, los expusieron como si fueran seguidores de una secta drogando a sus hijos. A la veterinaria que acudía a los ganaderos la pusieron como mediadora del negocio de la leche y al ganadero que defendía que sus vacas estaban bien le añadían el comentario “…y no tiene que tirar la leche…”; y a Coral Mateo, veterinaria asturiana, la ponían de defensora de lo intangible tras preguntarle por el efecto placebo en los animales, cuando ella contesta: “los animales se curan con la homeopatía. ¿Por qué insistir con lo del placebo?”, y así con todo.

De verdad que fue un programa manipulador y me gustaría expresar que si realmente alguien quiere investigar sobre la Homeopatía, podría interesarse por los siguientes puntos que ahora enumero:

1.- Por favor, quiten al escéptico ese de las 40 pastillas de SEDATIF o, si no se le puede despegar de la silla y de la cámara, denle otro paquetito de pastillas diferentes, como por ejemplo HOMEOVOX – de Boiron- para que calle de una vez, o de STODAL –de Boiron- para la carraspera de tanto hablar del suicidio homeopático, o de EQUILIDRAINOL – de Boiron- y verán como se levanta para “obrar”, en el sentido más fecal de la palabra.
Y se preguntarán: ¿Y por qué lo hemos de quitar, si queda hasta majo?, muy sencillo porque el punto de partida es espurio. Si buscan un respuesta para su pregunta, no se puede partir de un prejuicio negativo, ya que lo normal es que no haya modo de cambiar ese punto negativo de manera alguna.

2.- Reúnan a todos aquellos paseantes a los que preguntaron si les había funcionado la homeopatía y pregúnteles por el mal que les aquejaba y cómo lo solucionaron, cuánto tardaron y cuánto les costó –que por cierto, hablan de lo caros que son los medicamentos homeopáticos y eluden decir lo que cuestan los medicamentos alopáticos fuera de la Seguridad Social-. Pregunten cuánta homeopatía tomaron y comparen con la polimedicación habitual del nuestros niños y ancianos. Hagan cuentas de cuánto cuesta un tratamiento homeopático y cuánto un tratamiento alopático, con el número de visitas que supone al paciente y el tiempo de espera.

3.- Reúnan a todos los que llevaron a sus animales y mascotas al veterinario y se curaron al ser tratados con la homeopatía: pregúnteles cuánto les costó, cuánto tardaron en curar y de qué padecían, además de preguntar si acaso los habían llevado ya a otros veterinarios no homeópatas –esto es solo por saber el diagnóstico y la solución propuesta-.

4.- Reúnan a todos los deportistas que usan homeopatía y pregúntenles cuál fue el resultado, si mejoraron o no de sus dolencias. Si la recuperación fue total o tuvieron problemas posteriormente. Pregunten a otros que hayan seguido tratamiento alopáticos (antiinflamatorios, infiltraciones, etc.) y tomen los resultados. Pregunten también el precio –aunque solo sea para que la estadística refleje una realidad más cercana-.

5.- Vayan a Reino Unido y visiten el Hospital Homeopático de Glasgow. Pregunten por el número de pacientes, las visitas, los tratamientos, el precio y la inversión. Pregunten a los pacientes del Hospital si mejoraron o no de sus dolencias y cuánto tiempo les costó. Pregunten –si les parece oportuno- qué tipo de enfermedades tratan en el Hospital y los índices de curación de las distintas patologías: seguro que además lo pueden acreditar con expedientes médicos.

6.- Pásense por Pakistán, y pregunten en los Hospitales Homeopáticos de allí: a los doctores, a los pacientes, a los administradores.

7.- Y de paso, por la cercanía, vayan a la India y visiten alguno de los cientos de Hospitales Homeopáticos. Pregunten qué enfermedades tratan, cuántos pacientes tienen, cuánto tiempo invierten y cuánto dinero cuesta el tratamiento para el paciente o para el erario público. Pregunten a los pacientes en tratamiento o ya curados.

8.- Y ya que están en la India, pregunten por los Doctores Banerji y háganse los escépticos con la posibilidad de que curen un gran número de cánceres que la medicina alopática no puede ni soñar en curar.

9.- Y de paso, entren en las Universidades y Colegios Homeopáticos y pregunten a los estudiantes, a los profesores y a todos los que por allí pululen. Pregunten sobre cifras, patologías, efectividad…

10.- Y ya de vuelta, pásense por Estados Unidos de América y visiten las clínicas, los centros homeopáticos y las Asociaciones de Homeópatas. Pregunten y reciban las respuestas.

11.- Y una vez en España hagan las cuentas, saquen las estadísticas y revisen su documentación. Se quedarán asombrados cuando vean que las estadísticas refuerzan claramente la idea de que la Homeopatía CURA y que lo hace con una efectividad admirable. Repasen sus cifras y coincidan con las aseguradoras alemanas que afirmaron que la Homeopatía curaba más y con costes mucho más bajos que la medicina alopática.

12.- Y entonces, cuando tengan todo esto claro, pregúntense cómo demonios es posible que la Homeopatía cure si solo es agua del grifo. En ese momento, estarán Uds. en el mismo punto en que nos encontramos los miles de Homeópatas del mundo: asombrados de que una dilución tan alta en la que no quedan moléculas pueda curar. Pero para entonces, puedo sospechar que su mentalidad de escéptico redomado se habrá quedado admirada de lo que la Homeopatía hace en cualquier lugar del mundo, vayan donde vayan.

13.- Pero si aún así les queda alguna duda, acudan a HOMEÓPATAS SIN FRONTERAS y pregunten por los proyectos, por los trabajos de campo en Latinoamérica y en África. Pregunten por patologías, costes… pregunten por las donaciones de los laboratorios, por los apoyos que reciben, por los resultados… ´

…Y ENTONCES, rehagan su reportaje, quítele la palabra NEGOCIO al titular, presenten cifras y estadísticas y reconozcan que no saben por qué la Homeopatía cura.

En ese momento, se darán cuenta de que lo que el Ministerio de Sanidad propone con su borrador es simplemente asegurar que los remedios homeopáticos están bien hechos, bien manufacturados y que no pueden hacer mal a los pacientes. Esa es la seguridad que el Ministerio quiere proporcionar y no el hecho de dar carta de naturaleza a lo que la ciencia no es capaz de aclarar ni de entender. Y los laboratorios grandes invertirán grandes cantidades por cumplir con la ley, y los pequeños invertirán grandes cantidades para poder seguir sirviendo a la sociedad y sobreviviendo en este mundo marcado por la materialidad de las conciencias.

Y si, aún así, insisten en su idea, por favor, pídanle a los del Ministerio que “saquen definitivamente” de las farmacias los remedios homeopáticos. Será entonces cuando el negocio quedará en manos de los que hacen negocio con cualquier cosa, incluso con la enfermedad humana.

P.D. No he querido incluir este último párrafo en el texto, para no “manipular” la conciencia del lector. Por eso, lo añado ahora.
Pregúntese e investigue el porcentaje de casos que se curan con placebo frente a las medicinas alopáticas QUE TIENEN MOLÉCULAS contadas y pesadas. Pregunte por qué tenemos que pasar por efectos secundarios, agravaciones y problemas medicamentosos con medicamentos “científicamente probados”. ¿Es que para curarnos tenemos que morirnos antes o quedar muy malitos? No quiero aquí hablar de la Industria farmacéutica, pero creo que se han equivocado buscando en negocio en la Homeopatía, el negocio lo tienen al otro lado del mostrador.

http://homeopatasenelalambre.blogspot.com.es/2014/03/sobre-equipo-de-investigacion-de-la.html

Feb 16

El peligro de los virus crónicos

En el campo de la medicina, los virus constituyen uno de los rivales más formidables  y temibles por sus específicas capacidades biológicas. Su velocidad de transmisión y contagio, su resistencia a tratamientos convencionales y sobre todo, el peligro de su cronicidad entrañan un riesgo para la salud no siempre conocido.

A lo largo de nuestra vida, entraremos en contacto con muchos tipos de virus que supondrán una infección aguda en un momento determinado, pero es importante saber que algunos de estos virus pueden llegar a cronificarse sin que el paciente lo sepa, deteriorando la salud del individuo durante el resto de su vida?

 LOS VIRUS

Los virus son agentes infecciosos que se pueden transmitir por distintos medios, como algunos fluidos (saliva, sangre, etc.) o bien por el aire como el virus de la gripe. Existen miles de tipos de virus, aunque se piensa que son muchos los que todavía se desconocen.

 Los virus son resistentes a tratamientos básicos para otro tipo de infecciones como las bacterianas, por eso los antibióticos no funcionan contra ellos. Al mismo tiempo tienen una gran capacidad de mutación, lo cual logra que se vuelvan cada vez más resistentes a tratamientos como los antivirales.

 Los virus, aunque afectan a toda la población en general, son especialmente peligrosos en niños, ancianos y personas con el sistema inmunitario deprimido.

 CASOS

 No son pocos los casos que se pueden explicar entorno a infecciones crónicas, así que pondremos algunos ejemplos de casos reales.

 Encontraremos en muchos adultos un cuadro de insuficiencia hepática. Esta se puede traducir de múltiples formas. En algunos casos hay un aumento del colesterol y las transaminasas que no responde necesariamente a malos hábitos en la dieta, o los valores de la analítica relacionados con el hígado comienzan a alterarse. En otros casos pueden aparecer cuadros sintomáticos hepáticos, como malas digestiones, cansancio, ictericia, dolores de cabeza hepáticos (frontales), alteraciones en la visión, dolores musculares erráticos, depresión, entre otros síntomas destacados.

En muchos de estos casos, la causa de este deterioro progresivo del hígado es haber pasado una hepatitis juvenil, que deja el hígado afectado de por vida, y que el paciente recuerda haber pasado, pero creía que el virus ya no afectaba a su cuerpo, pues la carga viral en las analíticas sale mínima o incluso negativa. Si no se detecta a tiempo ese resto de carga viral y se corrige, la función hepática no se recuperará correctamente, aunque se sigan dietas o se hagan depuraciones hepáticas con el método que sea.

 Otros virus especialmente importantes son los de la familia de la mononucleosis infecciosa, conocidos como Epstein-Barr Virus o Citomegalovirus y conocidos vulgarmente como “La enfermedad del Beso”. Hace unos tres años hubo una epidemia de este virus en España, especialmente en la zona norte. Es un virus que produce una infección que puede durar entre uno y tres meses y sus síntomas principales son cansancio, febrícula y molestias en la garganta, por inflamación de las amígdalas. Pero cuidado, porque una vez superada la infección, el virus puede permanecer crónico y producir un grave daño al sistema inmunitario o bien a otros órganos del cuerpo.

 Podría comentar dos casos brevemente. En el primero una joven de 16 años fue diagnosticada de fibromialgia, pues presentaba cansancio extremo, dolor muscular errático, y derivado de esto de una profunda depresión. Una joven que era deportista y dinámica, vio reducidas sus fuerzas y sus ganas de vivir en pocos meses. Además no respondía correctamente a los tratamientos convencionales y no tenía más salida que resignarse a vivir con aquel cuadro sintomático, que arrastraba desde hacía más de un año.

 El segundo caso es el de un joven de 15 años el cual comienza a presentar lesiones en la piel que forman unas grandes costras que van cubriendo todo su cuerpo y que son diagnosticadas como pitiriasis liquenoide aguda, y que sigue tratamiento de corticoides durante mes y medio sin éxito.

 Ambos casos coinciden en que un año antes habían pasado una mononucleosis infecciosa. En el momento que se reguló la carga viral residual de su organismo, ambos procesos remitieron. La joven recuperó por completo la energía, y el chico vio como sus lesiones desaparecían con rapidez.

 Por ello, es importante señalar, que el daño producido por un mismo virus crónico puede variar de un paciente a otro, de un caso a otro, generando cuadros sintomáticos distintos, lo que hace a veces especialmente difícil identificar y relacionar estos estados con la acción directa y dañina de un virus crónico.

 Otro caso, quizá más conocido, es el del VPH (Virus del Papiloma Humano), el cual es de transmisión sexual y afecta a gran parte de la población. Este virus, muchas veces permanece latente sin dar ninguna sintomatología concreta. Sin embargo, cuando se activa, es especialmente peligroso en la mujer, siendo el causante de lesiones en el cuello del útero que pueden llegar a producir cáncer de útero, además de cáncer en el pene o en el ano.

 Y un último ejemplo, el conocido virus de la gripe, que nos visita cada año. Si se cronifica, virus de la familia de la gripe, puede ser responsables de sinusitis crónicas que difícilmente se podrán resolver si no se trata la carga viral residual.

 Recordemos también que infecciones crónicas de tipo vírico deprimen nuestro sistema inmunitario, dejándonos más débiles y expuestos a otro tipo de infecciones y enfermedades.

 EXISTE TRATAMIENTO SEGURO?

 En el campo de la medicina convencional los tratamientos indicados para combatir los virus pasan especialmente por el uso de vacunas como forma preventiva, y retrovirales en caso de algunos casos concretos como el sida o la hepatitis.

  Por otro lado, las terapias complementarias disponen también de ciertas herramientas para regular precisamente algunos tipos de virus, destacando el uso de nosodes o bioterápicos, que tratan virus concretoso bien la microinmunoterapia, la cual añade todavía más elementos y tratamientos específicos para tratar virus concretos, siendo realmente eficaz.

 De esta forma virus como el de la hepatitis, papiloma, Epstein Barr virus, Citomegalovirus, Herpes, gripe puedes ser controlados de manera rápida, en cuestión de semanas, sin efectos secundarios y mejorando la calidad del sujeto.

Ene 29

La Terapia del Ayuno

jose maria cardesin

Autor: José María Cardesín de Ascó

INTRODUCCIÓN

Nunca hemos comido tanto, y nunca hemos estado tan desnutridos.

Nuestro organismo es un centro de proceso y neutralización de todas las toxinas que le hacemos llegar, desde que comemos algo hasta que lo excretamos, los alimentos son disueltos, descompuestos, filtrados en diversos órganos (hígado, bazo, riñones), y finalmente asimilado lo necesario y eliminado el resto.

Pero por desgracia, en la sociedad occidental, comemos más de lo que necesitamos y el porcentaje de obesidad en paises desarrollados es cada vez más alto. Comemos por ansiedad, comemos por aburrimiento, comemos por “hacer algo”, comemos por gula, comemos por los ojos, y lo que es peor, comemos mal y productos que no son saludables.

Todo lo que consumimos está alterado

La carne lleva hormonas, la fruta y la verdura pesticidas o productos químicos, los cereales en muchos casos son transgénicos igual que algunas verduras y legumbres, otros muchos productos vienen con azucar refinada añadida y además encontraremos colorantes, aromas, conservantes, estabilizantes y un largo etcétera de añadidos que, en definitiva, perjudican nuestra salud.

Nuestro cuerpo no puede soportar el ritmo con el que ingerimos estos alimentos alterados.
De todo lo ingerido sólo aprovechamos una pequeña parte, otra parte se elimina, y el resto ensucia nuestro organismo. Y es entonces cuando éste comienza a dar sus primeras señales de alarma. Aparece la obesidad, el colesterol, el azucar, aumentan los trigliceridos, los problemas circulatorios en general, de estreñimiento y con el tiempo acabaran apareciendo enfermedades más graves, como problemas cardíacos (infartos), embolias, cáncer, etc. La Medicina China nos explica que el exceso de materia en el organismo, se condensa en tumores, cánceres, verrugas, miomas, fibromas…

Y entonces, si prácticamente todo lo que comemos esta alterado, que podemos hacer eliminar esas toxinas y estar más sanos?

Es interesante evitar o reducir el consumo de los alimentos que sepamos son los más dañinos (grasa de origen animal, alcohol, dulces…) e intentar consumir alimentos más saludables, aumentar el consumo de frutas y verduras, y si son ecológicos, todavía mejor.

Pero por otro lado tenemos el ayuno, una técnica que nos puede dar más años de vida y sobre todo de salud. Son muchos los estudios que demuestran que el consumo de menos comida, aumenta los años de vida de cualquier ser vivo. Por qué?

Comer menos, vivir más

Un mala alimentación nos ensucia, nos deja restos, depósitos, toxinas, podríamos hasta decir que “nos gasta” y hace trabajar y consume nuestros órganos, los degenera, y en definitiva, nos aumenta la posibilidad de padecer diversas enfermedades y nos acorta la vida.

Hacer un ayuno nos ayudaría a lo contrario, a limpiar nuestro organismo.

Porque si a nuestro organismo, no le damos de comer, va a comenzar a nutrirse con todo lo que hay en nuestro cuerpo que “sobra”, lo que es célula ajena a él mismo. Durante un ayuno nuestro cuerpo se alimentará de esas células grasas que nos engordan, ese ateroma (grasa) que se ha fijado en nuestras arterias (que con el tiempo nos producirá una embolia), incluso se alimentará de células mutadas que son las causantes de la aparición de algunos tipos de cáncer.

Pasar hambre no es malo

Hay mucha gente que cuando le indican una dieta a seguir o un regimen, se espantan y lo rechazan. Creen que si no comen toda la cantidad de alimentos a los que están acostumbrados van a morir entre horribles dolores. Se sienten flojos, se marean, no pueden hacer los quehaceres cotidianos.

Estas reacciones de nuestro cuerpo son normales. El hambre es elástico, y uno puede acostumbrar a su cuerpo a comer más o menos. Quien manda es la mente del individuo, no el cuerpo, y aunque este pida comida, si la mente no se lo quiere dar, debería prevalecer el deseo de esta última y acostumbrar al organismo.

Mucha gente, sin embargo sufre “el mono” de la comida (similar al mono por una droga), y son incapaces de seguir regimen, dieta o restricción alimentaria que se les haya impuesto.

Esas señales que da el cuerpo al no comer, la flojera, el mareo, etc. es la forma que tiene nuestro cuerpo de comunicarse con nosotros y pedirnos comida, pero al rato, en unos minutos, esos síntomas desaparecen (y volverán aparecer más tarde, en intérvalos regulares). Esas sensaciones son normales, y en ningún momento indican que vayamos a sucumbir por inanición.

Por desgracia, todavía hay mucha gente que cree que estar bien alimentado, comiendo en exceso, equivale a estar más fuerte, más sano, cuando es justamente al contrario.

Por tanto hay que tener varias cosas claras:

1- Que pasar hambre no es malo ni nos hace daño, al contrario, es curativo.
2- Que el hambre es elástico, y podemos acostumbrar a nuestro cuerpo a comer menos.
3- Que nuestra mente debe mandar sobre nuestro cuerpo, y que por mucho que este nos pida comida mediante síntomas, podemos obligarlo a no comer.

Cómo se hace un ayuno?

Hay muchos tipos de ayunos, y varian en función de la duración.
El básico, es el más sencillo de realizar y consiste en hacer un ayuno con un mínimo de 4 días y un máximo de 7. Un ayuno más avanzando, sería entre 7 y 15 días, y el más largo ronda los 40 días, aunque éste último es aconsejable hacerlo sólo bajo supervisión médica y en casos muy concretos.

– El ayuno básico (de 4 a 7 días)

Podemos empezar por este ayuno “sencillo”, que lo busca es enfrentarse a la sensación de tener hambre y vencerla. Durante los primeros días (dependiendo de cada uno), el organismo se va alimentar de los glúcidos que tenemos almacenados en el hígado, por lo que, por lo general, hasta el segundo o tercer día, no comienza el proceso de limpieza del organismo a nivel general.

Es importante beber mucho líquido, para hidratar el intestino y mantener en condiciones optimas, tanto las mucosas como los demás procesos del organismo. Recordemos que el ayuno es de solidos, no de líquidos, y agua tenemos que intentar ingerir, como mínimo, entre 2 y 3 litros diarios.

Los primeros síntomas que aparecen son hambre, fatiga, cansancio, mareo, todos ellos normales, generados por el hígado. Son buena señal, nuestro cuerpo se está limpiando. Estos síntomas duran unos minutos, y desaparecen, e irán apareciendo en intérvalos regulares, hasta que poco a poco vayan desapareciendo, pues el organismo se estabiliza y ya no nos pide comida. El organismo entra en un estado de equilibrio durante el cual se nutre de toda célula almacenada y extraña a nuestro cuerpo.

Aunque podemos hacer vida normal, es conveniente no hacer esfuerzos prolongados que nos puedan afectar. De todas formas, en muchos casos el ayuno y la desintoxicación del organismo produce un efecto en el cual se encuentra en un estado energético importante y con mucha actividad y ganas de hacer cosas.

Como excepción, podemos tomar alguna infusión puntual a lo largo de la semana. En otros casos se recomiendan lavativas para hidratar el colón.

El primer día que salimos del ayuno, lo ideal es comenzar con zumos naturales y alimentos ligeros, como una sopa. El siguente día ya podemos comer algo más salido, fruta, alguna ensalada, o similar. Y a partir de ahí comer cada día un poco más hasta recuperar la normalidad.

Resumiendo

La mayoría de la gente esta sobrealimentada, y tenemos en nuestro organismo restos de toxinas acumulados que provienen de la alimentación y el metabolismo.
Una manera eficaz de eliminar todas esos depositos es a través de un ayuno.
Todos deberíamos hacer un ayuno, al menos una vez al año. El ayuno nos proporciona, la limpieza de nuestro organismo, salud y más años de vida.

Bibliografía consultada, “La curación por el ayuno” de Alexis Suvorin

Ene 29

Alimentación y el cáncer

La Carne:
Numerosas investigaciones científicas, tanto de tipo estadístico como experimental, han puesto de manifiesto que el consumo de carne es un importante factor de riesgo para la mayor parte de los tipos de cáncer (de cerebro, de pulmón, de estómago, de riñón, de vejiga urinaria, de útero, de ovario y de próstata, entre otros).

Resultan particularmente favorecedoras del cáncer:

– Las llamadas carnes rojas (de vacuno, de cordedro y de cerdo)
– La carne muy hecha o asada en la barbacoa
– La carne frita
– La carne salada y/o curada, como el jamón, el bacon y los embutidos.

En la carne existen una o varias de las siguientes sustancias capaces de actuar como inductores del cáncer:

– La grasa animal, cuyo consumo se asocia con varios tipos de cáncer.
– Las nitrosaminas que se forman en las carnes curadas y embutidos.
– Las aminas heterocñiclicas y los hidrocarbonos aromáticos, como el benzopireno, que se forman en la carne muy hecha (asada o frita).

– Las hormonas utilizadas para el engorde del ganado, cuando se hallan presentes en la carne en cantidades elevadas.

Estudios:

Un estudio muy amplio realizado por la Universidad de Harvard (EE.UU.), con 88.751 mujeres, mostró que un elevado consumo de grasa animal duplica el riesgo de padecer cáncer de colon. Las carnes grasas de vacuno, cordero y cerdo aumentan mucho más el riesgo que la del pollo sin piel o el pescado.

Una investigación realizada en Los Ángeles (California, EE.UU.) puso de manifiesto que quienes comen carne bien hecha más de una vez por semana, presentan más del doble de casos de adenomas de colon, en relación a los que consumen carne poco hecha, una vez a la semana o menos. El adenoma de colon es un tumor benigno que frecuentemente degenera en cáncer.

Un estudio realizado por el Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, mostró que una ingesta elevada de carne roja está directamente relacionada con un aumento en el riesgo de padecer cáncer de estómago o de esófago. Pero el riesgo es todavía mayor para quienes la toman asada a la brasa y bien hecha.

El pescado:
Las pruebas estadísticas y experimentales de que el consumo de pescado pueda favorecer el cáncer son menos numerosas e importantes que las de la carne. Sin embargo, se ha encontrado relación entre el consumo habitual de pescado (especialmente salado o curado) y los cánceres de laringe, nasofaringe, endometrio y páncreas.

Dos factores al menos, pueden explicar la relación entre el pescado y el cáncer:

– La contaminación química de las aguas con sustancias cancerígenas, la cual afecta a los peces.
– El curado y el salado del pescado, procesos en los que se forman nitrosaminas cancerígenas.

La contaminación química del mar, lagos y ríos, que causa diversos tumores en los peces, podría también ejercer efectos cancerígenos en los consumidores de pescado. Las salazones y las salsas de pescado, típicas de China y del sudeste asiático, contienen nitrosaminas de acción cancerígena sobre la faringe y el estómago.

La Leche:
El consumo habitual de leche de vaca por parte de los adultos, se ha relacionado estadísticamente con la aparición de diversos tipos de cáncer.

El consumo habitual de leche, especialmente si es completa (no desnatada), se asocia, según diversas investigaciónes, con la aparición de algunos tipos de cáncer (de mama, pulmón, colon, ovario, próstata y vejiga urinaria).
Una de las posibles explicaciones para ello es que la leche pueda transmitir el virus de la leucemia bovina, que es cancerígeno.

Estudios:

En un amplio estudio realizado en la Universidad de Bergen (Noruega) durante once años y medio, se observó que quienes consumen dos o más vasos de leche de vaca al día, presentan un mayor riesgo de padecer cáncer de los órganos linfáticos.

En un estudio realizado en el Instituto Roswell Park de Buffalo (Nueva York, EE.UU.), se comprobó que las mujeres que beben más de un vaso de leche entera de vaca al día, tienen un riesgo tres veces mayor de padecer cáncer de ovario que las que no la toman nunca.

En el Instituto de investigación Mario Negri de Milán (Italia), se ha llegado a la conclusión de que el consumo habitual de leche entera o descremada, aumenta el riesgo de padecer cáncer de próstata. Los hombres que toman de uno a dos vasos diarios, tienen un 20% más de riesgo que los varones que no la beben o lo hacen esporádicamente. Los que beben dos o más vasos diarios, el riesgo de multiplica por cinco.

Los Huevos:
Existe confirmación estadística de que un consumo importante de huevos (en general, más de tres por semana) se relaciona con los cánceres de mama, estómago, pulmón, páncreas, colon, endometrio y ovario.

Se han dado varias posibles explicaciones para la asociación entre consumo de huevos y cáncer:

– Colesterol: Su elevado contenido en los huevos, puede actuar como promotor del cáncer.
– Grasa saturada: Es la predominante en los huevos, lo cual constituye un factor favorecedor del cáncer.
– Virus: Las gallinas están muy amenudo contaminadas por virus de tipo leucémico, que podrían pasar a los huevos y ser causa de diversos cánceres. Aunque está hipótesis no ha sido demostrada, es prudente consumir los huevos bien cocinados (hervidos).

Productos refinados:
Cuando el pan blanco, la bollería y los productos de repostería refinados desplazan a los cereales integrales de la dieta, se favorecen diversos tipos de cáncer. Al menos estas tres características de su composición, explican su asociación con el cáncer:

– Falta de fibra
– Gran contenido en azúcar

– Ácidos grasos trans: Son un tipo especial de ácidos grasos que se encuentran habitualmente en la bollería industrial refinada y en los productos de repostería. Los fritos y las margarinas también los contienen. Además de elevar el nivel de colesterol y de favorecer la arteriosclerosis y el infarto, los ácidos grasos trans se relacionan con el cáncer de mama y con el de endometrio.

Azúcar:
El consumo abundante de azúcar blanco (sacarosa) se relaciona, en diversos estudios epidemiológicos, con los siguientes tipos de cáncer (cáncer de colon, de estómago y de cuello uterino).

No existen tantos datos acerca del azúcar moreno o del azúcar de arce, aunque cabe esperar que no resulten tan inconvenientes debido a que contienen una cierta cantidad de minerales y de vitaminas de las que carece el azúcar blanco.

Bebidas alcohólicas:
Todas ellas son favorecedoras del cáncer, incluso aquellas a las que se atribuyen propiedades medicinales, como el vino o la cerveza. Y no solo inducen el cáncer cuando se ingieren en dosis elevadas, sino también cuando se hace un consumo moderado de ellas. Una sola copa de vino al día aumenta en un 250% el riesgo de padecer cáncer de mama en las mujeres.
Está demostrada la relación entre el consumo de bebidas alcohólicas en general y los cánceres de boca, laringe, esófago, mama, pulmón, hígado, páncreas, colon y vejiga urinaria.

Café:
Su consumo se relaciona con el cáncer de vejiga urinaria y con la mastopatía fibroquística o enfermedad fribroquística de la mama, que puede ser precancerosa. Este efecto del café no se debe a la cafeína, sino a algunos componentes de la esencia del café. Por eso el consumo de café descafeinado también aumenta el riesgo de padecer cáncer de vejiga urinaria.

Especias:
Una alimentación rica en especias picantes puede ser un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer, como el de boca y el de esófago.

Fuente: Enciclopedia de los alimentos y su poder curativo (tratado de bromatología y dietoterapia)