Coronavirus – Reforzarse con remedios naturales

En estos días nos estamos enfrentando a una situación única, más propia de las películas en las que un virus ha logrado confinarnos a la mayoría en casa y paralizar varios países del mundo.

La verdad es que la situación no se entiende muy bien por muchas personas que consideran excesivas las medidas que se están adoptando, y es posible que toda la información no esté llegando a los ciudadanos como se está denunciando desde algunos hospitales y testimonios. Y eso hace generar más dudas e incertidumbre de lo que está pasando.

Lo mejor que podemos hacer ahora mismo es seguir las recomendaciones que se nos dan, de tratar de no contagiarnos y continuar propagando el virus, de quedarnos en casa, de relajarnos con un libro, una película, internet o lo que nos plaza, pues en esta época por suerte, tenemos muchos tipos de entretenimiento en casa para hacer más llevadera una cuarentena que no sabemos cuánto durará.

Desde nuestra humilde posición, nos hemos decidido a escribir estas líneas ante la avalancha de personas que estos días se ponen en contacto con nosotros por todos los medios, mail, llamadas, whatsapp, etc preguntando si existen remedios naturales que puedan ayudar de algún modo ante esta pandemia.

Y aunque parezca mentira y no dejemos de oir en la tele que se está ensayando con diferentes fármacos, vacunas experimentales y tratamientos alopáticos, lo cierto es que dentro del ramo de las terapias naturales existen varios remedios que nos pueden ayudar con los síntomas, o a superar un posible contagio con ciertas garantías. Obviamente de todos estos productos no se hablará en los medios, sencillamente porque como siempre hay mucho dinero e intereses de por medio.

Coronavirus o CoViD19

Podríamos pensar que este es un virus respiratorio más, pero eso no justificaría las medidas que se están tomando. Al parecer, la gripe estacional (la que nos encontramos cada año) tiene una tasa de contagio baja y su mortalidad ronda el 1%. En cambio el coronavirus, ronda el 3% de mortalidad y en algunos lugares del mundo se dispara cerca del 6% o incluso más (son cifras que aún necesitan más tiempo para ver el computo final estacional de fallecidos/recuperados).

Uno de los problemas, es que con la edad, el peligro para los infectados aumenta, siendo que partir de los 80 años el riesgo de muerte es casi del 75%. Otro problema es el gasto en sanidad, su colapso, ya que hasta un 10% de los afectados necesita cuidados intensivos (o más). Además el coronavirus tiene una capacidad de contagio muy elevada, por lo que si no se toman medidas la propagación del virus puede ser tan rápida, que llegue un momento que no se pueda atender a todo el mundo y el número de muertos aumente.

Por eso, repito, es muy interesante seguir los consejos que se están dando: el aislamiento, lavarse las manos, no salir si no es necesario (pues podemos contagiarnos y contagiar luego a los que viven con nosotros) y tomar precauciones cuando salgamos de casa para comprar o por la razón que sea.

Romper la cadena de propagación del virus es fundamental para tenerlo controlado. Al ser un virus nuevo, realmente no sabemos si se quedará aletargado cuando llegue el calor como pasa con la mayoría de virus, o que capacidad de mutación tiene. En teoría la cepa que conocemos del virus ya ha mutado varias veces en pocas semanas, siendo algunas mutaciones más graves que otras (la gripe por ejemplo muta más lento, muta al cabo de varios años, no de manera anual). Estas mutaciones podrían hacer que una persona se infectara varias veces en poco tiempo. También hay que reseñar que hay gente contagiada asintomática (no presentan síntomas) pero tienen la capacidad de contagiar el virus a los demás, y también ocurre que tras curarse hay gente que sigue dando positivo y sigue pudiendo contagiar a otras personas.

Ante el desconocimiento sobre este virus, lo mejor es extremar las precauciones.
Todos estos puntos que se explicamos aquí, quizá hagan entender mejor las medidas extremas que se están tomando a nivel político para controlar a la población.

Remedios que pueden ayudar

Todo esto que vamos a exponer es teoríco pues es la primera vez que vemos este virus, pero son remedios conocidos para ciertos síntomas que coinciden con los del coronavirus.

Los síntomas comunes del coronavirus son:

– Fiebre
– Tos seca
– Dolor de Garganta
– Dolores musculares / posible cansancio
– Dificultad respiratoria
– Dolor de cabeza

Un buen antivírico que podemos recomendar es Mico Corio, de la casa Hifas Da Terra, que además sube el sistema inmune.
Tomando una cápsula al día en medio vaso de agua con el zumo de medio limón (necesita ácido askorbico para ser bien absorvido) nos puede ayudar a generar una buena defensa frente al virus, y hacer que, en caso de contagio el cuadro sea más leve. Por cierto, en caso de contagio, mejor tomar dos cápsulas al día.

He leído varios mensajes, que dicen llegar desde la India sobre Arsenicum Album 30ch como preventivo. Este remedio es aconsejado por ser el antineumónico por excelencia en homeopatía. Personalmente, lo recomendaría a la 15ch, dos gránulos juntos diarios (con el mismo fin, el de lograr que los síntomas sean más leves en caso de contagio) pero sobretodo lo recomendaría también a la 9CH para tomarlo en fase aguda en caso de contagio. En fase aguda, ayudará en los síntomas respiratorios y puede ayudar a reducir algo la fiebre.

Otro remedio importante en patología respiratoria es Tuberculinum 15ch. Sin estar contagiado, se pueden tomar dos gránulos juntos diarios (reduce el riesgo de infecciones respiratorias en general), y en caso de contagio se puede tomar entre 4 y 8 veces al día, especialmente para los síntomas de ahogo y tos.

Los síntomas de dolor muscular, cansancio y dolor de cabeza son producidos porque este virus ataca (entre otros) al hígado, ya que los virus en general suelen afectar al hígado y este produce en consecuencia esos síntomas. Son recomendables dos remedios como son Gelsemium 9ch y Eupatorium 9ch, ya que tratan este conjunto de síntomas (más la gripe), y nos pueden ayudar a recuperar un estado de bienestar y a encontrarnos mejor, pues sobre todo la fiebre, los dolores y malestar irán disminuyendo. Se pueden tomar sin límite de veces al día, según haga falta y según el cuadro clínico. Incluso se pueden tomar juntos en intervalos de 20 minutos, hasta mejoría. Si lo tomamos tan seguido, con tomar 1 ó 2 gránulos de cada remedio en cada toma es suficiente.

Hora de trabajar nuestra paciencia

Desde aquí envíamos ánimos y paciencia a todo el mundo, ya que más pronto que tarde esta emergencia habrá terminado y volveremos a la normalidad. Mientras tanto, tranquilidad que es hora de relajarse unos días en casa y disfrutar en la medida de lo posible de lo que nos rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *